Toshiro Kanamori: otra educación es posible

foto vía pinterest
foto vía pinterest

35 niños en una clase, 1 profesor y 2 objetivos: SER FELICES… y aprender a pensar en los demás.

Toshiro Kanamori es maestro de la Escuela Municipal de primaria de Kanawara (8.000 habitantes Japón) y tiene muy claro cual es la receta de la felicidad.

recetafelicidad2

Este maestro japonés ha conseguido unir aprendizaje y diversión, y sin dejar de lado el aprendizaje lectivo educa a los niños también para la vida.

El Sr. Kanamori ha conseguido cosas maravillosas en sus alumnos:

1.- EMPATÍA: que aprendan a ponerse en el lugar del otro emocionalmente, aprendiendo a sentir de verdad lo que el otro siente.

2.- Que aprendan lo importante que es disfrutar de la VIDA, a través del contacto con la naturaleza y el trabajo en equipo.

3.- Que aprendan a exteriorizar sus sentimientos a través de su metodologia “LAS CARTAS DEL CUADERNO”, en que cada día 3 alumnos escriben una carta explicando sus vivencia e inquietudes  a sus compañeros y la leen en voz alta.

Children full of life, una revolución pedagógica y el camino hacia un mundo mejor. Por si queréis saber más de este maestro tan peculiar haz click aquí y mira una de sus clases.

¿Aceptarías que a tus hij@s les enseñasen prioritariamente a ser felices? ¿Crees que es posible este cambio en el sistema educativo?

¡Feliz fin de semana!

Advertisements

5 tips para que tus hij@s te hagan caso

uniñosecomportacomo

En el post de ayer una amiga me comentaba que ya no le queda paciencia y que si no “saca la mano a pasear” y les riñe no hay forma.

Nuria este post va por ti.

Mis hij@s no son niños modelos ni mucho menos, simplemente son niños y se portan como niños. Partiendo de esa base, si yo no espero que ellos se porten como adultos, ni hagan las cosas “porque yo lo digo”, seguiremos teniendo los conflictos de cada etapa, pero los enfrentaremos desde otra perspectiva.

Castigar, pegar y gritar es el camino más rápido para hacerlos callar o hacer que obedezcan y sí, tiene efectos a corto plazo, o sea, inmediatamente, pero no aprenden y menos aún cuando son tan pequeños.

tipshijoshagancaso

1.- Implicar en lugar de imponer. Hacerlos partícipes es fundamental para que tengan ganas de hacer algo. En lugar de “hazlo ya” podemos decir “qué te parece si hacemos esto juntos”. Siempre hemos de mostrar nosotros un interés sino qué ejemplo les damos.

citabenjamin

2.- Convertirlo todo en un juego. A los niños les encanta jugar y es a través del juego como más aprenden. “A ver si te vistes antes de que cuente 10”

3.- Trasladar la responsabilidad a un tercero, por ejemplo, un muñeco. Que no se quiere tomar la medicina, cogemos un muñeco y simulamos que él se la quiere tomar, seguro que él luego le imita

4.- Darles opciones (nunca más de dos y nos hemos de asegurar que todas las opciones son válidas para nosotros) y decirles que consecuencia tiene cada opción. Esto les ayuda a aprender a tomar decisiones y sentirse que ellos han elegido qué hacer.

5.- Armarse de paciencia. El mundo no se construyó en un día, ni en dos. Educar a un niño es un trabajo a largo plazo y requiere mucha paciencia, porque al principio no lo entienden, pero poco a poco lo van asumiendo y aprendiendo.

A estos añadiríamos “ser ejemplo para ellos”, somos su más grande referente. Si nosotros gritamos, pegamos o no hacemos lo que pedimos no somos coherentes y aunque ellos obedezcan, llegará un día que no lo harán o gritarán para hablar.

¿Qué hacéis vosotros cuando no os hacen caso? ¿qué técnicas utilizáis?

¡Feliz jueves!

Poner límites sin castigar, pegar ni gritar

imagen de photo ideas vía pinterest
imagen de photo ideas vía pinterest

Qué difícil es poner límites cuando te dicen que no puedes castigar, pegar o gritar si no los cumplen. Estamos tan acostumbrados a que nos traten así, que educar de otra forma es como una montaña altísima que hay que subir.

Tradicionalmente las normas las ponían los papás y los hijos las tenían que cumplir sí o sí, sin rechistar.

Esto ha cambiado.

otra forma deeducar

En mi casa a pesar de que Aleix tiene solo 2 añitos recién cumplidos hemos decidido poner unas normas básicas, muy pocas, solo 4, para que los niños puedan cumplirlas y lo mejor de todo es que las hemos consensuado entre los cuatro. ¡Sí! Los peques también han participado.

NORMASCASA

De este modo, ellos se sienten parte del hogar, parte de esta familia y sienten que pueden ayudar y aportar su granito de arena.

No se si habéis oído hablar de las asambleas familiares, yo todavía no las he puesto en práctica porque Aleix todavía es muy pequeño (el día que lo haga os lo cuento). Pero si tenéis niños más mayores es una buena técnica que permite expresarse a todos los miembros de la familia y mejora la comunicación entre padres e hijos. Todo aquel miembro de la familia que tenga algo que decir puede convocar una asamblea, que no es más que pararse un rato o decidir el momento, sentarse juntos y hablar sobre el tema que le preocupa.

Y vosotros, ¿tenéis normas? ¿las habéis consensuado entre todos o simplemente son las que siempre hemos tenido?

¡Feliz Miércoles!

Si os preocupa este tema y no sabéis como solucionarlo aquí podéis encontrar una caja educativa que os ayudará.