Educar con amor, educar para la paz

educarelcorazon

No me gusta la tele e intento verla lo justo para mantenerme informada de lo que pasa en el mundo, y hace ya mucho tiempo que las noticias no son otras que muertos y más muertos. Y no es que nos mate nadie o por los desastres naturales, que también los hay, nos matamos entre nosotros. ¿En qué momento de la historia se perdió la humanidad o es que nunca ha existido? Nos llamamos humanos, pero no entendemos que es eso.

Y a pesar de ello creo que aún hay esperanza. Nuestros hijos son el futuro y ellos vivirán el mundo que creen, igual que nosotros. Los padres tenemos un importante trabajo que hacer aquí, enseñar a amarnos. Porque como decía Nelson Mandela “…si pueden aprender a odiar, también pueden aprender a amar”.

12235035_1070179456326826_300125438758331763_n

Educar con amor, con respeto, enseñando que somos individuos con opiniones, creencias, pensamientos y sentimientos diferentes y que todos tenemos derecho a expresarnos libremente. Enseñarles que juntos nos enriquecemos y aprendemos a ser mejores. Y que una buena comunicación es la mejor herramienta para resolver problemas y conflictos.

¡Basta ya! De menospreciar a los que no hablan o escriben como nosotros queremos, o a los que piensan diferente. Basta ya de querer que el resto actue o haga lo que nosotros queramos. ¡Basta ya de tanta tontería! Tenemos un mundo maravilloso, todo para nosotros, aprendamos a vivir todos juntos y a disfrutar de la vida, porque, no sé cómo hemos aparecido aquí, pero seguro que no hemos venido a sufrir de este modo.

 

Advertisements

Toshiro Kanamori: otra educación es posible

foto vía pinterest
foto vía pinterest

35 niños en una clase, 1 profesor y 2 objetivos: SER FELICES… y aprender a pensar en los demás.

Toshiro Kanamori es maestro de la Escuela Municipal de primaria de Kanawara (8.000 habitantes Japón) y tiene muy claro cual es la receta de la felicidad.

recetafelicidad2

Este maestro japonés ha conseguido unir aprendizaje y diversión, y sin dejar de lado el aprendizaje lectivo educa a los niños también para la vida.

El Sr. Kanamori ha conseguido cosas maravillosas en sus alumnos:

1.- EMPATÍA: que aprendan a ponerse en el lugar del otro emocionalmente, aprendiendo a sentir de verdad lo que el otro siente.

2.- Que aprendan lo importante que es disfrutar de la VIDA, a través del contacto con la naturaleza y el trabajo en equipo.

3.- Que aprendan a exteriorizar sus sentimientos a través de su metodologia “LAS CARTAS DEL CUADERNO”, en que cada día 3 alumnos escriben una carta explicando sus vivencia e inquietudes  a sus compañeros y la leen en voz alta.

Children full of life, una revolución pedagógica y el camino hacia un mundo mejor. Por si queréis saber más de este maestro tan peculiar haz click aquí y mira una de sus clases.

¿Aceptarías que a tus hij@s les enseñasen prioritariamente a ser felices? ¿Crees que es posible este cambio en el sistema educativo?

¡Feliz fin de semana!

Reto octubre: slowlife para disfrutar de la vida y de tus peques

“Date prisa que no llegamos”, “corre”, “venga” “se hace tarde”… son frases que contínuamente les repetimos a nuestros chiquitines sin tener en cuenta que ellos están en otra onda. Su ritmo es mucho más lento, más ligado a la filosofía slowlife que a la nuestra, que vivimos cada segundo corriendo al máximo.

Yo vivo en el campo, y cada vez que salimos a pasear por los caminos de alrededor, un paseo de media hora nos cuesta hora y media, pero es que nos paramos a hablar hasta con los caracoles. Y entonces me pongo a pensar, y no hace tantos años de esto (puedo decir que sigo siendo igual), cuando estudiaba la carrera en Valencia y bajaba a por el pan que se encontraba justo en la esquina de enfrente de donde vivía yo, me paraba a mirar hasta las hormigas. Recuerdo que cuando subía de nuevo al piso, tenía mil historias que contar a mis compañeros, que flipados me preguntaban “pero tú, ¿has ido a por el pan o te has ido a la India?”.

Os recomiendo este artículo

¿Qué ha pasado? Por eso mi reto de este mes es respetar el ritmo de mis peques obligándome a volver a ir más despacio, a disfrutar de esos pequeños momentos que son los que en realidad importan, a disfrutar de vivir la vida. Y como bien dice mi amiga Ana Peinado, ¿cuántas veces les metemos prisa cuando en realidad no la hay? Yendo de paseo, de camino al parque, al lavarse los dientes… STOP! las cosas despacio son más dulces y “el amor llega con facilidad cuando dejas de correr por la vida”.

retooctubre

……………………………………………………………………………………………………………………

“Hurry up we arrive late”, “move fast”, “come on”, “it’s too late”… these are phrases we repeat our children every day without considering that they have another rhythm. Their rhythm is slower than our, like slowlifer philosophy.

I live in countryside and when we go for a walk, a walk we stop to talk even with snails. And then I think about how I was before, when I was studying career that I stop to look everything and when I went back to my student flat I had to tell a millar of stories.

What’s happened? So my challenge for this month is respect my children rhythm, so I go slower too, to enjoy little moments that they are really important, to enjoy of living my life.

octoberchallenge

 

Respetar la individualidad de cada niñ@

Me gustaría hablaros de la individualidad de cada niño y de la cabezonería, la mayoría de las veces, de los adultos. En ocasiones nos empeñamos en que las cosas tienen que ser de una manera y no de otra, simplemente porque siempre ha sido así o “porque lo digo yo que para eso soy tu padre/madre”. No sé si mi caja para las rabietas debería tener también un apartado para educar las rabietas de los padres también.

Cada niño es diferente y tiene un potencial o talento. Los padres solo deberíamos acompañarlos y ayudarles  a desarrolarlo para que sean felices. Y esto es tan fácil como dejar que las cosas fluyan con naturalidad, sin imposiciones ni restricciones.

Cada niño es único e irrepetible y cada uno nace con un talento diferente.

nomecompares

¿Cómo podemos ayudarles?

Enseñándoles tres cosas:

1.- Hacerles saber que tienen talentos. Cada niño es bueno en algo, existen muchos talentos y los padres debemos ayudar a los hij@s a descubrir el suyo.

2.- Recordarle que su talento es importante para nosotros y, por supuesto, para él, porque desarrollarlo le hará más feliz.

3.- Recordarle que puede usar su talento para ayudar a otros. Estamos en la era de las colaboraciones y cooperaciones, de nada sirve pisar a nadie para llegar a ningún sitio. Si nos ayudamos, llegamos más lejos.

SINOSAPOYAMOS